El ministro de Transporte de la provincia de Buenos Aires, Jorge D’Onofrio, presentó el primer informe anual del Observatorio de Seguridad Vial en territorio bonaerense durante 2022 y remarcó que «han bajado paulatinamente» las infracciones relacionadas con la alcoholemia «desde que el debate por la Ley de Alcohol Cero llegó a la sociedad».

Destacó la importancia de poder contar con estadísticas precisas sobre la siniestralidad vial y, a partir de allí, trabajar en políticas públicas para mejorar la seguridad de las vecinas y vecinos e impactar en el día a día mejorando la calidad de vida.

«Si bien aún no son los números que buscamos, hemos encontrado una merma importante en los casos de alcohol al volante», remarcó.

Del informe se desprende que, en cuanto a inhabilitaciones por alcoholemia positiva, este año se registraron 6.162 casos, superando la cifra de 5.685 de 2021. El período inicial, con el avance de las diferentes cepas de Covid, la circulación en las calles y autovías se vio afectada.

Así, y ante el elevado número de positividad en el inicio de la gestión ministerial, el trabajo impulsado por D´Onofrio y el gobernador Axel Kicillof con el proyecto de Ley de Alcohol Cero, sumado a la intensificación de los operativos de control, asistencia y concientización vial, hubo un declive impactante de casos de alcohol al volante desde abril hasta la fecha, remarcaron fuentes oficiales.

«Tenemos que trabajar fuertemente en la prevención y no en la sanción. Nuestro interés no es ser recaudadores. Incluso estamos teniendo menos recaudación, porque se están haciendo mejor las cosas», subrayó el ministro.

El informe también destaca que el 55% de las contravenciones por alcoholemia positiva se dieron en personas de entre 20 y 40 años, en tanto que el 37% de las víctimas fatales fueron personas de entre 15 y 34 años.

El ministro destacó el plan Licencia Joven que apuesta a la educación vial a través de nueve módulos para chicas y chicos de los últimos cursos en todos los colegios bonaerenses: «Es un enorme paso hacia el cambio cultural», dijo.

En tanto, los números arrojaron que en lo que va del año, 891 personas perdieron la vida en siniestros viales en territorio bonaerense.

En lo que respecta al último trimestre de 2022, el 54% de las víctimas fatales se produjeron a causa de colisiones, mientras que hubo un 15% de peatones y un 14% producto de vuelcos.

«Nuestro objetivo es que las rutas y calles no sean tierra de nadie. Que el Estado controle, asista y concientice», añadió D’Onofrio y completó: «estamos convencidos de que ése es el camino para lograr un cambio cultural vial y hemos firmado convenios en varias direcciones para seguir avanzando hacia un sistema vehicular más seguro».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *