Muy disgustado, aunque tratando de poner un poco de humor a su lectura de la desdichada pelea del pasado martes en el Luna Park, el boxeador quilmeño Sergio «Maravilla» confesó que al colombiano Jhon Teherán tiene “ganas de matarlo”.

Todavía en Buenos Aires, donde permanecerá hasta los primeros días de abril, el triple ex campeón del mundo calificó de “piscinazo» la caída de su rival cuando transcurría 1 minuto, 27 segundos del primer round. «Se tiró de cabeza”, aseguró.

“Me angustió que este muchacho, bah, este hombre hecho y derecho de 38 años, haya hecho lo que hizo. Yo me preparé para pelear con un batallón de espartanos, preparadísimo para una pelea dura, para una pelea fuerte. No me habría esperado jamás que venga el tipo este y haga eso. No se lo esperaba nadie. Bueno, él tal vez sí”, contó en diálogo con Télam.

“Para matarlo… Cómo se zambulló con una mano que ni había llegado clara. No bien empezada la pelea había entrado una mía, clara, y él había dado un quejido de dolor, pero tampoco esa era para que se cayera. Estoy muy caliente”, añadio el ex campeón mundial mediano junior y mediano.

«Maravilla» Martínez narró que había habido un puñado de posibles rivales en carpeta y que al cabo los organizadores de la velada se habían inclinado por el colombiano Teherán, “pero esto no se lo había imaginado nadie. ¿Qué sentido tenía? Yo había pensado: bueno, este loco no peleó con nadie, debe tener la mano más o menos tonta, la mano pesada, seguramente va a tirar algunas manos, por lo menos intentar. Pero no intentó nada. Nada”.

El veterano tercer clasificado en el ránking mediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) refirió: «Entré con una agresividad bastante fuerte, bastante fuerte. Entré con bastante intensidad y entré a combinar los amagos con los golpes, pero tampoco es que todavía estaba trabajando al 100 por 100. Ni loco. Metí una mano buena, pero no para caer. Ninguna de las manos que saqué era para que Teherán se cayera. ¡Encima me hizo quedar mal a mí! Encima eso. Tengo ganas de matarlo”, bromeó el zurdo quilmeño.

Después de la pelea en el Luna Park, se viralizó un video del colombiano en el que aseguraba que había recibido una propuesta de 5.000 dólares para perder, aunque horas después se arrepintió de lo dicho, negó lo dicho y pidió disculpas.

«Algunos me putean a mí. ¿Y yo qué culpa tengo que el tipo no tenga dignidad?. Me dicen ´fue un tongo, un tongo´. Si hubiera sabido que este tipo se iba a tirar, ¿me hubiera entrenado como me entrené? Meses y meses de trabajo. Esto es muy sacrificado. No me hubiera pegado la tremenda paliza que me pegué. Hubiera entrenado solo para bajar de peso. Y nada más. Yo trabajé duramente para afinar la velocidad, para afinar la fuerza, para afinar la potencia, la reacción, todo. Yo tenía el boxeo en foco, el instinto”, lamentó el ex campeón argentino.

Sobre los videos difundidos por Teherán, Martínez opinó: “La verdad, no sé por qué cojones dijo lo que dijo. Salió con un martes 13. Me quedó con una gran sensación de angustia, a pesar de que ahora me lo tomo a risa, me río. Todo pasa. No puedo tratar de convencer a todo el mundo de que yo no tuve nada que ver”.

El martes próximo Maravilla Martínez dará una master class en el Estadio Uno de Estudiantes de La Plata y en abril regresará a Madrid.

Con el expeditivo nocaut a expensas de Teherán quedó con un récord de 57-3-2 y 32 definiciones antes del límite.